OBJETIVO: CONTRIBUIR A LA VISIBILIZACION Y PROMOCION DE LAS MUJERES DEPORTISTAS EN MONCLOVA, COAHUILA Y CIUDADES ALEDAÑAS.


domingo, 26 de febrero de 2012

Acusan a Maya por intento de violación


“Yo
quiero alertar a las niñas que entrenan con Don Luis para que no les pase lo
mismo que a mí” Lourdes Guerra.

Luis Maya Aguirre, reconocido entrenador de pitcheo de la Escuela
de Alto Rendimiento de Monclova y de la Selección
Mexicana de Softbol, fue denunciado
penal y públicamente por una de sus alumnas, a la que sometió con engaños a
supuestos masajes, para después intentar abusar sexualmente de ella en el
interior del Gimnasio “Milo” Martínez. A pesar de la denuncia presentada a
principios de año, en la Fiscalía le dieron carpetazo al caso y el entrenador
sigue en su puesto siendo un peligro para otras niñas.


Por espacio de ocho años fue su entrenador, tiempo suficiente para ganarse la confianza y formar
parte de la familia, sin embargo el pasado 30 de Diciembre del 2011, Luis Maya
Aguirre, abuso de su poder y en acto
ruin acoso sexualmente a su alumna Lourdes Guerra Galván.


Ayer por la mañana apoyada por su familia “Lulu” como se le conoce a la joven
pitcher de 18 años de edad, decidió abrir las puertas de su humilde casa
ubicada en la Colonia Barrera de Monclova para dar a conocer públicamente la
denuncia en contra de su entrenador Luis Maya por el delito de atentados al
pudor impropio, según consta en el
expediente número CH-R-619/2012 de la Fiscalía General del Estado.


Con actitud serena y voz firme declaró “Mi entrenador
intento abusar de mi”. En su rostro se reflejó el dolor que había sufrido, pero
dejo a un lado el miedo, el pudor y los prejuicios para relatar los hechos que sucedieron
el viernes 30 Diciembre del año pasado.


Todo inicio una semana antes, cuando Luis Maya hacia
comentarios constantes en forma vulgar sobre la sexualidad. El hostigamiento
aumento de tono por parte de este
entrenador de 76 años de edad mediante los masajes que daba a la softbolista,
pues comúnmente solicitaba la presencia de algún familiar, pero esta vez no lo
hizo y se sobrepasó. Fue entonces que “Lulu” se sintió incomoda y le comentó a
su madre María de la Luz Galván, la cual le prohibió dejarse dar el masaje sin que ella estuviera
presente.


Para el día viernes 30 de Diciembre mediante engaños la
citó a entrenar por la mañana para dedicarle más tiempo, ya que en la tarde
tenía que atender a otra jugadora de alto rendimiento. La softbolista dijo sentirse mal ese día,
pero Maya Aguirre insistió y paso por ella a las 8.40 de la mañana a su
casa en su vehículo particular para ir al Gimnasio “Milo” Martínez. Según el entrenador también había citado a
otra jugadora de nombre “Yaritza”, pero esta nunca acudió. Para las 10.00 hrs luego de realizar varios
ejercicios en la cancha de basquetbol, Maya dio un ligero masaje a la jugadora
para continuar el entrenamiento en la oficina de softbol, en la cual hay
material para trabajar pectorales. La
softbolista insistió de la ausencia de su compañera, pero el entrenador aseguró
que en cualquier momento llegaría, mientras tanto tenía que darle masaje para
relajar la musculatura.


“Hay una cama en
medio para dar masajes que él tenía. Voltéate boca abajo, me dice. Entonces
prepara la glicerina y me empieza a dar masaje, primero así. Luego me baja el pantalón, la licra y la
pantaleta, me da masaje en las pompis, y llega en un momento que me lo baja
todo. Solo me lo dejo en la pierna derecha. Entonces yo me quede sacada de onda y me asusté mucho. Luego me dijo que me volteara boca arriba, y
no le hice caso” expresó con voz quebrada, hizo una pausa en su testimonio y resistió el llanto para continuar.


“En la segunda vez me volteo. Él me decía relájate. Ya
cuando me abre las piernas, ya lo sentía que ya iba sobre mi parte intima fue cuando me
pare y grite; no don Luis. Yo desesperada gritando como loca. No recuerdo como
me puse los tenis, la licra. Él se hincó y me pidió perdón, me decía; perdóname, perdóname” comentó.


Después de varios minutos de intensa tención la
deportista convenció a su agresor de que la dejara salir de la oficina, sin
embargo la entrada principal del Gimnasio Municipal también estaba cerrada con candado.
Maya alcanzó a la joven y pedía perdón repetidamente, prolongando la discusión
en el solitario inmueble. Repentinamente
el agresor abrió la puerta, fue entonces que Lourdes salió corriendo a la calle
en busca de ayuda, pero sufrió un shock emocional y por varios minutos no supo
donde se encontraba.


“En ese momento decía dónde estoy, donde estoy. Traía las
uñas largas y ya cuando acorde ya no las
traía estaba arañada la cara. Como soy
muy nerviosa por la desesperación yo me
agarraba la cara y el cabello. Me acorde
que por ahí vivía un familiar. Me fui corriendo a la casa de una tía, me metí
entre calles, porque yo sabía que él me iba siguiendo. Llegue a la casa de la
tía llorando y ella me decía, que tienes. Le dije el mugre viejo, el mugre
viejo me intento hacer esto” declaró la joven quien en ese
momento soltó en llanto por recordar los hechos.


Ese mismo día la familia Galván Guerra se reunió y
decidió denunciarlo en la Fiscalía General donde interpuso la denuncia y la vez
recibió la atención médica y psicología necesaria.


Las consecuencias por esta agresión fueron evidentes, pues Lourdes Guerra tuvo que dormir
con sus padres por varios días, incluso tenía que entrar al baño en compañía de
su madre. A principios de este mes tuvo
que regresar a Monterrey, Nuevo León
donde estudia Organización Deportiva en la UANL donde también se vio afectada,
pues tuvo que recurrir a un familiar para recibir hospedaje y traslado, ante el temor de sufrir otra
agresión.


MAYA QUIERE ARREGLO ECONOMICO.


Luego de presentar la denuncia en la Fiscalía, citaron a declarar a Luis Maya, sin embargo no se
presentó, solo envió a sus abogados para llegar a un acuerdo económico, lo cual deja entre ver su culpabilidad.


“Nosotros no queremos dinero, solo queremos justicia. Ahí
mismo nos dicen que aceptemos el dinero, porque es parte de una multa que don Luis tiene que pagar y si no lo
queremos que lo donáramos” aseguró María de la Luz Galván, madre de la
afectada.


LENTITUD EN EL CASO


Hasta el momento no hay ningún avance en el caso, lo cual
refleja la poca seriedad por parte de las autoridades correspondientes. Lejos
de sentir apoyo en la Fiscalía la
Familia Guerra Galván solo recibe largas al asunto.


“Ella decidió hacerlo público porque en la fiscalía no
nos resuelven nada. La licenciada Diana Verastegui, salió de vacaciones,
después dijo que tiene mucho trabajo. También nos mencionan que es muy difícil
el caso, porque no tenemos testigos” comentó la familia de la parte afectada.


Además aseguró que hay un testigo, el cual confirma haber
visto entrar a “Lulu” al Gimnasio Municipal, sin embargo se negó a declarar por
temor a represalias, pues trabaja en dicho lugar en el departamento de
limpieza.



AUTORIDADES OFRECEN APOYO


Unos días después de lo ocurrido autoridades municipales
ofrecieron apoyarla, sin embargo la condición era que no hablara ante los medios de
comunicación con el pretexto de que después iba a tener problemas a futuro
cuando tuviera novio.


“Como el miércoles 3 de Febrero me ofrecieron todo el apoyo. Dijeron que iba a
sacar a Maya de la ciudad deportiva y aunque sí lo hicieron, ya regresó a
entrenar a las niñas y no quiero que alguien más sufra lo que yo” expresó Lourdes Guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario