OBJETIVO: CONTRIBUIR A LA VISIBILIZACION Y PROMOCION DE LAS MUJERES DEPORTISTAS EN MONCLOVA, COAHUILA Y CIUDADES ALEDAÑAS.


viernes, 7 de octubre de 2011

Ana María Torres ejemplo de superación arriba del ring


NOTIMEX.-Es un ejemplo de superación personal, de abrirse camino en un deporte considerado hasta hace dos décadas "sólo para hombres", de golpes, de sufrimiento, de fuerte preparación, de coraje y valentía.

Su nombre es conocido en todo el mundo, es considerada la mejor del orbe y es la primera boxeadora en la historia en ostentar el Cinturón Diamante del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), que sólo han ganado en varones Manny Pacquiao, Bernard Hopkins y Sergio Martínez.

Ana María Torres Ramírez, conocida con el mote de "La Guerrera", es en este momento la número uno en el planeta. Sus triunfos ante la tailandesa Usanakorn Kokietgym, la alemana Alessia Graffk, la japonesa Naoko Yamaguchi y Jackie Nava la colocaron en el pedestal.

Nacida en el municipio de Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, Ana María debutó en el boxeo profesional a los 19 años de edad en 1999, cuando se autorizó el pugilismo femenil en la capital de la república mexicana.

Su sueño fue obtener un título mundial y lo consiguió el 10 de julio de 2006 contra Mayela Pérez, y este sábado ante la argentina Marissa Portillo hará la décima exposición del cinturón mundial supermosca, un récord histórico en el boxeo de damas.

"El boxeo es una profesión muy exigente, que requiere de horas de entrenamiento, de privaciones, de dietas, de fuertes prácticas, de dedicación, pero al final vale la pena cuando ves coronados tus esfuerzos con un campeonato mundial", dijo la mexiquense.

Pionera en México del llamado "boxeo rosa", Torres mencionó que sus inicios fueron complicados debido a que los aficionados estaban acostumbrados a ver pelear "sólo a hombres" y que las mujeres deberían dedicarse a otras actividades propias de su sexo.

"Después de tantos años los fanáticos ya nos dan nuestro lugar a las boxeadoras, que también tenemos determinación, técnica y deseos de sobresalir en un deporte muy difícil y de gran desgaste físico como es el boxeo".

De 31 años de edad y 12 dedicados a esta dura disciplina, Ana María considera que está en el mejor momento de su carrera después de superar las barreras que se cruzaron desde su debut en el boxeo de paga.

"Ahora la gente me reconoce, mis peleas son estelares y transmitidas por televisión abierta para que los aficionados comprueben la calidad del pugilismo femenil, no sólo en México, sino a nivel mundial", enfatizó.

En su rostro de tez clara sobresalen sus pómulos tras el esfuerzo de cada preparación y a un día de realizar su histórica décima defensa del cinturón mundial asegura que "me ha costado golpes, lágrimas, sacrificios y no perderé fácilmente mi campeonato".

Con una blanca sonrisa, Ana María Torres se retira a descansar, a platicar con su equipo de trabajo y prepararse para subir este sábado al ring del Auditorio Municipal de Cabo San Lucas, Baja California Sur, a su cita con el destino, a cumplir diez defensas exitosa del campeonato mundial ante Marissa Portillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario